Blog La Función Que Sale Mal: Atravesando mosquiteras con… ¡Alejandro Vera! - LA FUNCIÓN QUE SALE MAL

"¡LA COMEDIA MÁS DIVERTIDA JAMÁS VISTA EN BROADWAY!"
Vaya al Contenido
Atravesando mosquiteras con... ¡Alejandro Vera!

¿Cuándo supiste que querías ser actor?
En el mismo instante que pisé un escenario. Tenía 14 años y era una función para celebrar el aniversario del colegio.
Supe que era mi sitio.
 
¿Qué papel te gustaría representar en algún momento de tu carrera?
Pues todos los que me dejen porque de todos aprendo algo. Pero sí es verdad que tenía uno que quería hacer sí o sí y que afortunadamente ya pude hacer: el maestro de ceremonias (MC) de Cabaret.
 
Además de actuar, ¿qué otras cosas te gusta hacer en tu tiempo libre?
Sin duda alguna, viajar. En cuanto puedo me escapo a algún lado. Cuanto más lejos mejor.
 
Si no hubieras sido actor, ¿a qué te hubieras dedicado?
Pues no lo sé pero a algo creativo seguro. Puede que al diseño de interiores.
 
¿Cómo recuerdas el casting de La Función Que Sale Mal?
Tremendamente divertido. Aunque fueron cuatro fases de casting lo pase tan bien haciéndolo que, si no me hubieran seleccionado, me hubiera dado rabia pero me habría ido satisfecho a casa igualmente.
 
¿A qué actor dicen que te pareces?
Siempre me han dicho que mi cara tiene algo antiguo. Rodolfo Valentino, me lo decían mucho.
 
¿Cuál ha sido tu peor momento en un escenario similar a los que se representan en La Función Que Sale Mal como actor?
Casi todos los que veis en La Función Que Sale Mal, pero no en una misma función afortunadamente. Lo peor que recuerdo es que mi compañera de escena se equivocó con el cambio de hora y nadie se dio cuenta de que no había llegado al teatro hasta que subía el telón. Tuve que hacer la primera escena, que era de los dos, yo solo, diciendo su diálogo y el mío como si hablara por teléfono. Fueron 2 minutos eternos.
 
¿Qué preferirías, tener que utilizar siempre una talla menos de zapatos o no poder lavarte el pelo durante dos años?
Creo que llevar el pelo sucio. El dolor de pies y el de boca son insoportables.
 
¿Tu plan favorito para un viernes por la noche (si no tuvieras función…)?
Cenorra, sofá, manta y una serie completa para ver.
 
¿Algo que creas que da mala suerte con lo que seas muy supersticioso?
Tengo pocas, pero tirarme sal por los hombros si se cae el salero no puedo evitarlo.
 
¿Cuál es tu comedia favorita?
“El Guateque”, de Peter Sellers o “Con Faldas y a lo loco”. Y mira, me encantaría interpretarlas ambas en teatro.
 
¿Cuál es el casting que peor te ha salido?
Audicioné para “Naked Boys Singing”, en castellano “Hombres Desnudos Cantando”.
El casting era desnudo y ¡no me sentí muy cómodo! Jajajaja
 
¿Un momento embarazoso de tu vida que quieras compartir con nosotros?
Tengo muchos. Una vez, vi de lejos a una señora que venía hacia mí y que creí que era una tía mía lejana, así que decidí adelantarme y me fui directo a ella a saludarla, dándole besos y abrazos.
Resultó ser una Testigo de Jeová, que quería hablarme de Dios.
 
¿Cuál ha sido tu caída más espectacular?
Cuando era joven. Bañándonos desnudos en la piscina. Se me había olvidado la toalla y salí corriendo para que no me vieran desnudo. (Sí, era un poco vergonzoso). La mosquitera de la puerta de la casa estaba puesta y la atravesé con la pierna, la desencajé y acabé en el suelo, con la mosquitera encima y desnudo, por supuesto.
 
Qué preferirías: ¿reírte un montón, pero sin que nadie pillara el chiste,
o no reírte nunca pero que tus amigos se troncharan contigo?
Reírme siempre, aunque sea yo solo. Reír es la mejor terapia de todas.



Regreso al contenido